[ART.] HOME OFFICE EN TIEMPOS DE CUARENTENA

 In Destacados

Artículo escrito por Maximiliano Ganim, Consultant de HEADWAY Executive Search

Seguramente en algún momento de nuestras vidas hemos escuchado hablar del término “home office”. En la mayoría de los casos, solo necesitamos un ordenador, una buena conexión a internet y un lugar tranquilo donde prevalezca un clima adecuado, que nos permita concentrarnos al máximo. De esta manera, podremos crear nuestra propia oficina en casa.

En los tiempos que corren, muchos tienen el home office totalmente incorporado, ya que hasta hace poco tiempo, distintos colaboradores de diferentes empresas y sectores, no requerían la necesidad cotidiana de tener que asistir físicamente a la compañía, por lo que esto les permitía trabajar diariamente en remoto. Otros, conocían el home office “una vez a la semana o cada 15 días” (para algunos, privilegio que se pacta con la empresa antes de entrar en ella). Y por último, están los que nunca hicieron home office, pero siempre han querido, y esta es su primera vez.

Antes de continuar, veamos brevemente algunas de las ventajas y desventajas del famoso home office.

Una de las ventajas es la económica y podemos observarla desde un comienzo, por el gasto que el trabajador se ahorra no teniendo que acudir al lugar físico de trabajo, ya sea en combustible o en cualquier medio de transporte con el que normalmente suela moverse para ir hacia su lugar de trabajo.

Si bien algunas empresas con los años han ido incorporando el servicio de ticket restaurant, la gran mayoría aún no cuenta con esta ventaja, por lo que supone un gasto extra que el trabajador tenga que comer fuera de casa, ya sea en restaurantes, cafeterías, etc,. En este caso, con el home office no solamente se abarata el coste para los trabajadores, sino que también las personas como consecuencia, pueden optar por comer de forma más saludable.

Ahora veamos “el lado oscuro” de realizar home office, ya que como dije anteriormente, cuenta con ciertas desventajas.
Suele ocurrir, y más siendo las primeras veces, que a muchos se les pueda hacer difícil diferenciar o separar los momentos de trabajo con los de descanso o lúdicos, que normalmente van vinculados a “estar en casa”. Dependiendo de nuestro momento vital, esta situación nos afectará de distintas maneras, pues no es lo mismo si vivimos solos o acompañados, si tenemos hijos o si estamos al cuidado de personas mayores. Muchos son los factores que podrían interferir en un adecuado entorno laboral en casa si no contamos con lo necesario.

El home office, y más en cuarentena, requieren de una gran capacidad de adaptación por parte, no solo del trabajador/a, sino también de las personas que están conviviendo con él/ella en su casa, ahora también lugar de trabajo.

Esta capacidad de adaptación se logra a partir de prueba y error. Establecer un horario y poder cumplirlo, elegir un lugar en la casa donde evitar distracciones con facilidad y donde cada uno, pueda aportar lo mejor de sí en el momento en que uno está trabajando. Aquí es donde aparecen tres factores importantes: la responsabilidad, la eficiencia con la que desempeñe su labor y la confianza que le brinda la compañía para la cual trabaja.

Hoy podemos decir, que a partir de marzo del corriente año el home office dejó de ser un beneficio que algunas empresas ofrecían, y se ha convertido en una realidad para la gran mayoría de empleados. El trabajar desde casa, algo que muchos veían muy lejano, hoy es el presente.

En estos momentos de confinamiento que gran parte del mundo atraviesa, no es fácil estar tanto tiempo sin salir de casa, aunque debemos hacerlo por el bien de los demás y el nuestro. Las personas, en su gran mayoría, no estamos acostumbradas, ya que por lo general, permanecemos entre nueve y once horas diarias fuera de nuestro hogar por trabajo y otras actividades.
Nuestra vida de antes, donde asistíamos a diferentes lugares para desarrollar distintas actividades, se ha reducido a un único lugar. Por eso, es fundamental tratar de respetar tiempos, horarios y actividades, aunque tengamos la imposibilidad de salir, para ser capaces de lograr ese equilibro.

Todo esto conlleva un gran desgaste físico y mental, y no solo por la ansiedad que genera la situación de estar “encerrado”. Como bien sabemos, el hombre es un animal bio-psico-social por lo que permanecer mucho tiempo en un solo lugar, va en contra de su naturaleza, por lo que es de vital importancia ser capaces de mantener un cierto equilibrio físico, mental y espiritual, para poder sobrellevar esta situación de la mejor manera posible.

De todos modos, ¡mira con otros ojos la situación que estás viviendo!
Haz de tu casa una fiesta: escucha música, canta, baila…
Haz de tu casa un templo: ora, reza, medita, pregunta, agradece, alaba, suplica…
Haz de tu casa una escuela: lee, escribe, dibuja, pinta, estudia, aprende, enseña…
Haz de tu casa una tienda: limpia, ordena, organiza, decora, etiqueta, mueve de lugar…
Haz de tu casa un restaurante: cocina, come, prueba y crea recetas…

El futuro llegó para quedarse. Esto traerá consigo cambios de todo tipo y en todos los ámbitos. Dado que la actualidad lo demanda, el hombre deberá adaptarse como lo viene haciendo a lo largo de toda su historia, pero esta vez, a mayor velocidad.

Si quieres algo encontrarás la forma, sino encontrarás una excusa

Start typing and press Enter to search