De “la gran renuncia” a “la gran actualización”

 In Balance Vida-Trabajo, Destacados, Noticias, Noticias Headway

Desde hace varios meses se ha estado hablando del fenómeno llamado “La Gran Renuncia”, término acuñado por el científico estadounidense Anthony Klotz.
Este término describe una situación que ha afectado a millones de personas: en Estados Unidos durante el 2021 han renunciado voluntariamente a sus trabajos cerca de 50 millones de personas. Aproximadamente el número total de habitantes que tiene España.

Aunque hay algunos países europeos donde ha habido un alto nivel de renuncias (en Italia unos 1.3 millones de trabajadores dejaron sus puestos durante el 2021), en Europa no se ha dado el fenómeno de la misma forma.
La diferencia principal es que el mercado laboral en Europa tiene una menor rotación ya que tiene mayores medidas de flexibilidad dentro de las empresas. También hay una mayor afiliación sindical que permite una negociación entre empleadores y trabajadores más extendida. El mercado laboral de EE.UU. es más fluido, generando que los trabajadores entren y salgan del mercado con facilidad. De todas formas, a pesar de que en Europa no ha habido renuncias masivas, sí se comparte el sentimiento de no-conformidad detrás de “La Gran Renuncia”.

¿Por qué tantas personas tomaron la decisión de abandonar sus puestos de trabajo?
¿Qué hay detrás de este sentimiento de descontento que están experimentando tantos trabajadores? 

Uno de los principales factores es que muchos de los que estaban considerando realizar un cambio en sus empleos durante el 2020, postergaron esta decisión debido a la incertidumbre creada por la pandemia del coronavirus. Se estima que en 2020 hubo en Estados Unidos casi seis millones de renuncias menos de las que se preveían.
Otro de los factores es el agotamiento laboral. Sabemos que fue una realidad que afectó muchos trabajadores esenciales, pero también el hecho de trabajar desde casa e intentar lograr una conciliación entre la vida familiar y lo laboral no fue fácil para muchas personas.

Expertos en psicología organizacional aseguran que la única cura para este tipo de desgaste es tomarse un buen descanso, por lo que es probable que quienes no tengan la opción de hacerlo vean en la renuncia una posible solución a su situación.
También, debido a la pandemia, muchos hemos tenido oportunidad de reevaluar nuestras prioridades. Esto para muchas personas, que por distintos motivos (como querer pasar más tiempo con sus familias, empezar un proyecto propio, etc.) ha generado que decidieran renunciar a sus trabajos.

Finalmente, la llegada del trabajo remoto a nuestras vidas es un factor que influye mucho. Un estudio internacional realizado por Microsoft revela que el 70 % de los empleados quiere que las empresas mantengan opciones remotas de trabajos flexibles.

Ahora según Bharat Ramamurti, director adjunto del Consejo Económico Nacional de EE.UU., “La Gran Renuncia” se ha convertido en “La Gran Actualización”.

 

¿Qué quiere decir esto?

Los empleados están atravesando un empoderamiento donde, más que nunca, tienen claras las condiciones de trabajo que quieren para sus vidas. Esto no se traduce exclusivamente en un salario más alto – o más acorde a las características de cada trabajo – sino en poder tener una mejor conciliación entre la vida laboral y la personal, la flexibilidad de poder trabajar de forma remota en puestos de trabajo que lo permitan, y mucho más. Los empleadores están escuchando las necesidades de los trabajadores, y tratando de incorporarlas a las condiciones de trabajo. También las empresas están dejando de lado estructuras muy jerarquizadas y rígidas, y en cambio están pasando a fomentar cada vez más la participación de los trabajadores.


En conclusión, creemos que a raíz de la pandemia todos nos hemos acostumbrado a convivir mucho más con un sentimiento de incertidumbre. Uno que ha caracterizado estos últimos dos años sin duda, pero que por mucho tiempo muchos trabajadores evitaron a toda costa. Al estar en un estado constante de cambio, las personas están perdiendo ese miedo que les impedía dar determinados pasos. Tienen más claras sus prioridades y necesidades, y están siendo mucho más activos en intentar conseguirlas.
Por eso hoy en día es esencial que las empresas escuchen y se adapten a las necesidades de los empleados, intentando generar relaciones más respetuosas e igualitarias donde los horarios flexibles y la posibilidad de trabajo que permita una mejor conciliación familiar sea lo normal.

 

Start typing and press Enter to search